La construcción es uno de los sectores industriales que más dinero mueve a nivel mundial. En concreto, un 3 % del Producto Interior Bruto, lo cual equivale a dos trillones de dólares y, además, representa un 7 % de la fuerza de trabajo remunerada. En esto tienen mucho que ver los avances tecnológicos que se han ido integrando en los últimos años, que nos han permitido obtener resultados más eficientes.

Innovación tecnológica en construcción

La aplicación de prácticas de la industria 4.0, la disminución del impacto de los procesos constructivos en el medio ambiente, la reducción de costes y el aumento de la productividad han hecho posible que se siga manteniendo el efecto multiplicador que tiene este sector, que cuenta con una gran capacidad para la generación de nuevos puestos de trabajo.

La construcción está en constante búsqueda de nuevas soluciones y en el desarrollo de innovaciones en el terreno de la tecnología para resolver los complejos desafíos que se presentan. La innovación tecnológica, por tanto, juega un papel importante. Son muchos los adelantos que, en los últimos tiempos, se han adaptado a los diferentes procesos edificativos. Sistemas que hacen posibles métodos de trabajo que se definen en el contexto de la cultura colaborativa y, también, de la práctica integrada.

Algunos ejemplos de soluciones interesantes

La incorporación de nuevos materiales como el hormigón translúcido, el aerogel o la pintura solar ha revolucionado el sector en los últimos tiempos. Pero, sin duda, los cambios más importantes los hemos visto a nivel tecnológico.

1. Building Information Modeling (BIM). Es una tecnología de realidad virtual basada en un sistema dinámico de visualización que emplea una plataforma 3D inteligente. Se pueden diseñar toda clase de estructuras. Gracias al BIM es posible simular cualquier proyecto de arquitectura o ingeniería.

2. Impresión 3D. Técnica que nos permite realizar diseños personalizados, económicos y sostenibles, puesto que emplea cemento con fibra de cristal, un material ecológico y resistente. Se trata, sin duda, de uno de los adelantos más sorprendentes y prometedores que no solamente se ha integrado en el campo de la construcción, sino también en otras industrias.

3. Robot de construcción. Maquinaria inteligente capaz de simplificar tareas y acelerar los plazos de los proyectos constructivos. Se orienta mediante un plano tridimensional y es capaz de calcular la cantidad exacta de material que se necesita para construir la obra. El creador de este robot es el australiano Mark Pivac. Hadrian, nombre con el que ha sido bautizado, tiene la capacidad para colocar hasta 1000 ladrillos en una hora, lo que equivale a construir una casa en dos días.

4. Impresora de calzada. Un sistema único para la colocación de calzadas y aceras. Road Printer (RSP6) funciona incorporándole un patrón de actuación y las dimensiones sobre las que ha de trabajar, y alimentándola con adoquines por uno de los extremos. La máquina se encarga de imprimir la superficie pavimentada y tiene la capacidad de colocar hasta 500 metros de adoquines al día con una anchura de entre uno y seis metros.

Estos cuatro son solamente unos ejemplos de avances tecnológicos que han revolucionado el sector, que se encuentra en una constante transformación.