El impacto medioambiental se forma mediante el conjunto de modificaciones del medio ambiente provocadas por actividades humanas. De esta forma, cualquier alteración realizada sobre el terreno para la construcción de una edificación, formará parte de este impacto. Teniendo en cuenta que cada vez existen más obras de nueva construcción, debe tomarse en consideración el incremento de daños al medio ambiente.

Técnicas para reducir el impacto medioambiental en el sector de la construcción

Es importante cuidar el medio ambiente. Por eso es conveniente conocer las diferentes técnicas existentes para reducir los daños producidos a causa de la realización de proyectos del sector de la construcción. A continuación se exponen las más beneficiosas para contribuir a la reducción del impacto del medio ambiente:

– El uso de la energía solar con productos como paneles y calentadores solares es un método para producir electricidad y agua caliente reduciendo hasta un 70 % de electricidad. El sol es la fuente de energía más potente que existe porque además de ser renovable es infinita. Apostando por este tipo de placas solares se frenará el daño al ecosistema.

– Los captadores de agua lluvia contribuyen a promover la utilización de agua acumulada, evitando que se utilice una cantidad elevada de agua proveniente del grifo y consiguiendo que los ríos estén más limpios. Este sistema apuesta por el ahorro, la reutilización y la eficiencia. Con esta captación se llega a ahorrar hasta un 15 % de agua consumida en el hogar.

– El ahorro energético que se puede llegar a conseguir contando con un adecuado aislamiento térmico es elevado. Por eso es muy importante contar con un buen análisis de todos los métodos viables que pueden utilizarse para conseguir un menor gasto energético. El objetivo es evitar la demanda de un consumo elevado de energía para climatizar las viviendas con la instalación de aparatos de aire acondicionado.

– Las viviendas de construcción sostenible pertenecen al grupo de técnicas para fomentar esta labor de mantenimiento del medio ambiente. Es conveniente diseñar proyectos que tengan en cuenta el entorno y apuesten por la utilización de materiales que no deterioren el medio ambiente en su extracción, como por ejemplo la madera certificada.

– La reutilización de materiales de las obras generadas para la construcción de las viviendas ayudará a darle una vida útil a recortes de piezas de cerámica o azulejos sobrantes.

– Otra técnica muy valiosa es minimizar los residuos evitando compras innecesarias o acumulando exceso de embalajes. En proyectos de obras se generan muchos materiales inservibles debido a manipulación incorrecta o transporte poco seguro. Hay que concienciarse para realizar un trabajo ordenado y profesional. Esta es la mejor manera de reducir este choque contra la naturaleza. La existencia de residuos es casi imposible pero, con el objetivo de que vuelvan a reutilizarse y sirvan de combustible para la producción de energía, pueden llevarse a centrales de incineración.

El impacto medioambiental puede reducirse con la colaboración de todos los ciudadanos. La base está en consumir lo que realmente se necesita y fomentar la reutilización y el reciclaje.