El nivel freático es uno de los problemas que puede aparecer durante los procesos de excavación en un proyecto de construcción. La presencia de agua subterránea puede llegar a producir una disminución de las propiedades y características de la cimentación, los muros y la estructura, afectando al procedimiento óptimo de dicha construcción.

En el caso de una construcción bajo el nivel freático, se debe realizar un estudio geotécnico que proporcione información sobre la profundidad de estas aguas y las variaciones que pueden ocasionarse en función de la época estacional o por el movimiento de la propia excavación.

El agua subterránea se convierte así en un tema sumamente importante a estudiar, para evitar el rediseño del proyecto y su inevitable encarecimiento. Para ello, los estudios hidrológicos previos contemplan las mejores maneras de efectuar la excavación o extracción de material subterráneo. De esta manera, es necesario tener en cuenta el tipo y número de bombas a utilizar, los caudales máximos permitidos o calcular el lugar idóneo para contar con pantallas perimetrales continuas que reduzcan el gradiente hidráulico.

También estos estudios darán los resultados pertinentes sobre el análisis de la red de filtración del agua freática y poder saber si existe presencia de sulfatos. Así, se podrán tomar las medidas oportunas y necesarias para asegurar la durabilidad de los materiales, como por ejemplo en el empleo de cementos resistentes a los sulfatos en terrenos agresivos.

Formas de extracción del agua freática bajo cimentaciones

Para rebajar el nivel freático en el terreno, una vez se ha creado el recinto de perímetro adecuado, se procederá a extraer el agua mediante pozos de bombeo o Well-Point.

Los pozos de bombeo son sistemas de extracción de agua mediante aspiración forzada y se utilizan en terrenos medianamente permeables. El agua llega a los pozos con perforación mediante gravedad y se extrae desde allí por aspiración con bomba.

El método Well-Point se utiliza para medios con baja permeabilidad y donde es imposible recurrir a la extracción del agua desde pozos con gravedad porque el agua no llega hasta allí. Es capaz de rebajar la cota del agua freática hasta en 7 cm.

Factores que pueden hacer variar el nivel freático

Al analizar el terreno y el nivel de agua freática se debe tener en cuenta que la situación no es estática. No solo es importante conocer el nivel de esta agua en el terreno donde se construye sino también es imprescindible tener en cuenta los factores que hacen que este varíe. Es recomendable conocer dichos factores:

Las estaciones son factores a considerar cuando se realizan las previsiones de rebajamiento del nivel del agua freática. Si llueve en abundancia, el agua se va acumulando y el nivel sube. Por el contrario, si hace mucho calor, el agua se evapora y entonces desciende.

Las mareas son otra de las causas de posibles variaciones en los niveles, debiendo tenerlas muy en cuenta a la hora de construir en zonas costeras. Por otro lado, la propia presión atmosférica también produce un efecto similar.

En conclusión, sabiendo el comportamiento del nivel freático, se podrán encontrar soluciones óptimas y sobre todo, evitar posibles inconvenientes posteriores.