Edificios emblemáticos de Zaragoza tras la Expo 2008

/, Ideconsa, Palacio de Congresos de Zaragoza, Zaragoza/Edificios emblemáticos de Zaragoza tras la Expo 2008

Edificios emblemáticos de Zaragoza tras la Expo 2008

Ya han pasado diez años del sueño internacional de la capital aragonesa. Concretamente, el pasado mes de junio se celebró este décimo aniversario. Su celebración quizá pueda resultar algo lejana pero no olvidemos que parte de lo que somos hoy (urbanísticamente hablando) es fruto de ese acontecimiento tan importante llamado Expo 2008.

Los años previos a la Expo 2008 fueron tiempo de transformación para nuestra ciudad. La celebración de este hito ayudó a que proyectos que llevaba años “coleando” viesen la luz. Por ejemplo, la construcción de vías de conexión como el Tercer y Cuarto Cinturón, la autovía Mudéjar, la recuperación de las riberas y el acondicionamiento del meandro de Ranillas.

Además, Expo Zaragoza 2008 ha dejado en nuestra ciudad un legado de edificios y construcciones emblemáticos como, por ejemplo:

  • Acuario Fluvial: se trata del acuario de agua dulce más grande de Europa. Cuenta con 8.000 m2 construidos y con más de 3.400 m2 expositivos. En sus peceras se alojan más de 1.200 animales de más de 120 especies distintas de fauna fluvial característica de cada uno de los cinco ríos representados: Nilo, Mekong, Amazonas, Murray-Darling y el Ebro.
  • Torre del Agua: cuenta con 76 metros de altura y tiene forma de gota de agua. Es un edificio emblemático, obra del arquitecto Enrique de Teresa, que destaca tanto por su volumen acristalado como por su forma.
  • Pabellón Puente: conecta el eje del bulevar de la Estación Intermodal con el espacio del Palacio de Congresos. Es un viaducto peatonal con 2.270 metros y con una forma que simula un gladiolo que se abre y cierra, tal y como indicó su arquitecta Zaha Hadid.
  • Pabellón de España: obra del arquitecto navarro Patxi Mangado con la colaboración del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener). Una apuesta por una arquitectura comprometida con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Cubierto por múltiples pilares forrados con barro cocido representando un bosque, sus creadores trataron de desarrollar un microclima.
  • Pabellón de Aragón: diseñado por los arquitectos zaragozanos Olano y Mendo ocupa una superficie de 2.500 m2, altura de 25 metros y tiene forma de las cestas de mimbre típicas aragonesas. Para ello, se construyó con paneles entrelazados de vidrio y micro-hormigón con fibra de vidrio blanco.
  • Palacio de Congresos: de la firma de arquitectura Nieto Sobejano este edificio destaca por su singularidad y envergadura. Cuenta con tres partes delimitadas: zona de exposición, vestíbulo y salas de reuniones y el auditorio (capacidad para 1.400 butacas).
  • Puente del Tercer Milenio: obra del ingeniero oscense Juan José Arenas cuenta con una estructura de 216 metros de luz sobre el río Ebro y 50 pilotes entre las dos orillas. Forma parte del Tercer Cinturón de Zaragoza y es uno de los accesos al Parque del Agua y a la zona Expo.
  • Telecabina: unía la Estación Intermodal de Delicias con el recinto de Ranillas en algo más de un kilómetro y unos cinco minutos de duración.
  • Pasarela de Voluntariado: pasarela peatonal que conecta el barrio de La Almozara y el Actur. Fue diseñada por el ingeniero Javier Manterola y debe su nombre como homenaje a todos los voluntarios que hicieron posible la celebración de la Expo 2008.

Cabe destacar que en 2014 estos nueve edificios fueron declarados Bien de Interés Cultural por la aportación que suponen además a la arquitectura actual.

Así, la Expo 2008 contribuyó a la renovación de la imagen de la ciudad a través de obras arquitectónicas y monumentales, nuevos trazados urbanísticos, mejora de las comunicaciones entre barrios y ruptura de barreras urbanísticas, tal y como indicó el Consejo Económico y Social de Aragón (CESA). Pero no sólo cambió nuestra ciudad urbanísticamente hablando, también ofreció una actualización y renovación de nuestros servicios así como un cambio de comportamiento. Y es que, por ejemplo, dio paso a un mayor uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible. En definitiva, un legado que sería impensable si no se hubiese celebrado la Expo 2008 en Zaragoza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies