Pese a soportar una menor densidad de tráfico que las vías desdobladas, autopistas y autovías, las carreteras convencionales son mucho más peligrosas. El índice de letalidad en carretera convencional es el doble que en autovía y autopista. El hecho de que los trazados suelan ser antiguos, las intersecciones e incorporaciones suelan estar el mismo nivel, las curvas sean de menor radio, exista un elevado número de tramos montañosos o sea necesario invadir el sentido contrario al adelantar aumenta el riesgo de sufrir un accidente en las vías convencionales.

Fuerte concentración de accidentes

La red convencional de carreteras posee 150.000 kilómetros de los 165.000 kilómetros de red viaria interurbana. Año tras año, los datos de accidentes en España ponen de manifiesto la existencia de una fuerte concentración de accidentes en la red convencional de carreteras. El sufrimiento de las víctimas ante la pérdida de un ser querido no puede ser compensado. El dolor de la tragedia es indescriptible. Por este motivo, es necesario implantar acciones específicas orientadas a la reducción del número de accidentes y sus consecuencias

Seguridad en carreteras convencionales

El estudio ‘Seguridad en carreteras convencionales: un reto prioritario de cara al 2020’ creado por Asociación Española de la Carretera propone una serie de actuaciones en la red convencional encaminadas a la mejora de la propia infraestructura:

  • Evitar las colisiones frontales mediante la implantación de carreteras 2+1. Aseguran una menor dispersión de la velocidad de los vehículos que las recorren al estar diseñadas para facilitar los adelantamientos de los vehículos más lentos.
  • Evitar y/o reducir las consecuencias de los accidentes por salidas de la vía mediante la transformación de las vías en “carreteras que perdonan”. Cuatro de cada diez accidentes mortales ocurridos en este tipo son por salida de vía.
  • Analizar los tramos de vía de “especial peligrosidad” con el fin de identificar aquellos elementos de la configuración de la carretera que pueden contribuir a la acumulación de accidentes proponiendo las necesarias medidas correctivas.

 

Coste social de los accidentes de tráfico

Se ha estimado que el coste social asociado a las víctimas de accidentes de tráfico representa, aproximadamente, el 2% del producto interior bruto según la Fundación del Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (FITSA). La inversión en seguridad vial es un valor seguro, tanto desde una perspectiva de ahorro económico como social y humano.

 

El compromiso de Ideconsa

La efectividad de las acciones debe verse incrementada con las campañas de concienciación de la DGT y con las políticas globales de fomento de conductas más seguras por parte de los usuarios. En conclusión, la actitud de los usuarios en clave en la reducción de los accidentes en las carreteras españolas.

En Ideconsa, dentro del conjunto de la obra civil, las carreteras son la fuente de comunicación, desarrollo y vida. La empresa constructora de Aragón ha contribuido a este compromiso con numerosas realizaciones desde vías urbanas, caminos rurales, carreteras, autovías o autopistas.